Mi más grande irresponsabilidad con la neurociencia universal.

Hace un tiempo vino a Guatemala un gran neurocientífico: JOSÉ RAMÓN ALONSO. Un hombre sencillo, callado, pero de muy buena e interesante conversación, con tremenda capacidad para dar conferencias y conectar con el público.

En algunos momentos libres le llevé a Mixco Viejo-Chuwa Nima Ab’aj junto a los chicos de tercero básico de FAMORE en ese entonces. La pasamos de maravillas y él, como hombre versátil, se acopló a los chicos con tremenda facilidad.

En otro momentito nos fuimos a subir el Volcán de Pacaya aprovechando su proximidad a la Ciudad de Guatemala. Acá comenzó mi irresponsabilidad con la neurociencia universal. ¿Qué hacía llevando yo a este neurocientífico a la cumbre de un volcán activo, muy activo, del CINTURÓN DE FUEGO DEL PACÍFICO.
La penúltima vez que subí al Pacaya había sido como veinte años atrás, en esa oportunidad estuvimos un momentito y decidimos bajar porque estaba tirando muchas piedras… Media hora después explotó, antes del año volví a subirlo y el lugar en el que nos habíamos sentado a comer antes de bajar era un cúmulo de piedras volcánicas, nos habríamos convertido en ceniza.

En uno de los focos de lava asamos marshmelows aprovechando el calor que emanaba entre las rocas. Segunda irresponsabilidad.

Pero la cumbre de las irresponsabilidades fue cuando decidimos bajar por Cerro Chino. Una pendiente de casi 60 grados (creo yo), en la que bajas a pasos grandes, inclinado hacia atrás para mantenerte erguido. Mis hijos iban primero, luego yo y finalmente José Ramón. En un momento sentí todo el peso de la humanidad encima. Me pregunté: “mira tú, ¿qué pasa si este hombre se golpea su brillante cabeza?”
Me sentía fatal, pero finalmente llegamos hasta lo firme del suelo sin ningún inconveniente. En ese momento sentí el perdón universal cuando José Ramón me dice: “-Carlos, qué feliz que estoy.”

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, montaña, cielo, exterior y naturaleza



JOSÉ RAMÓN dirige un prestigioso laboratorio universitario dedicado a investigación en neurorreparación y neuroplasticidad. Su cargo anterior fue rector de la Universidad de Salamanca. Ha asesorado múltiples tesis doctorales, muchas de ellas con premio. Además es un autor con una producción copiosa de artículos científicos y libros, recomiendo que consigan alguno de los libros de su autoría. Me enseñó que los grandes son grandes, pero no soberbios. Una de las personas más sencillas que he conocido, especialmente sabiendo que ese hombre cordial, amable y tan cercano, es una de las joyas de la neurociencia.


La imagen puede contener: montaña, cielo, exterior y naturaleza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .