La escuela virtual que apareció casi de la nada.

El distanciamiento físico, la cuarentena y el confinamiento sumado al cierre físico de las escuelas sin cierre oficial del ciclo escolar, colocó a las instituciones educativas en una encrucijada que demandaba decisiones y acciones rápidas. No todas las escuelas estaban preparadas para asumir una emergencia de ese tipo. Las escuelsa cerradas físicamente necesitaban seguir trabajando de alguna forma y para una buena parte de ellas la educación virtual se convirtió en la opción más inmediata.

La escuela virtual apareció casi de la nada o de la nada en absoluto. Digo esto porque no es lo mismo tener una escuela con mucho acceso a TICs (tecnologías de la información y comunicación) que tener una escuela virtual. Escucho tantas historias de centros escolares famosos por disponer de tablets, gran número de computadoras, pizarras electrónicas y muchos recursos de este tipo que eran usados a diario y, sin embargo, están llevando no muy bien la educación a distancia de una forma virtual.

Me apena escuchar de instituciones educativas que abren su horario de clases virtual a las 7:00 u 8:00 de la mañana, exigiendo que el alumno esté conectado (que no significa lo mismo que presente) hasta el final de la jornada o por buena parte de ello, eso significa de 3 a 5 horas de conexión de su computadora o teléfono, pero nadie sabe si lograron la conexión del estudiante, con mucha probabilidad no.

La escuela virtual recurre a las TICs como su herramienta de comunicación y de trabajo. Pero debe saber cómo hacerlo. Eso no es fácil y debe aprenderse, entrenarse y desarrollarse. El problema es que todos lo estamos aprendiendo sobre la marcha y este aprendizaje reclama flexibilidad, capacidad de adaptarse a las circunstancias y eso creo que está haciendo mucha falta, los esquemas que se plantean son rígidos y sobrecargados.

Recién terminé un curso de Infancia con el Banco Interamericano de Desarrollo. Las conferencias virtuales eran breves, de 5 a 10 minutos, las más largas de 15 minutos pero eran poco frecuentes. El profesor daba lineamientos generales, una visión general del tema y algunos puntos relevantes. Todo eso acompañado de materiales o enlaces en los que podíamos ampliar la información.
Debe tenerse en cuenta que todos los participantes éramos profesionales universitarios. Y ahora se le está pidiendo a niños de primaria permanecer atentos a lo que ven y escuchan en una computadora por más de quince minutos, por más de una hora y a veces por varias horas continuas.

La sociedad de la información se caracteriza por la rapidez con la que podemos acceder a datos, por su simplificación en la presentación y la posibilidad de recurrir a varias fuentes para profundizar tanto como queramos. Debe ser “rápida” y “efectiva”. Muchas clases de escuelas virtuales como consecuencia del COVID-19 están siendo lentas y poco eficaces.

Si alguna actividad reclama perfecta planificación es una actividad docente virtual. El improvisador virtual es el que tiene todo preparado, a detalle.

Bueno, seguiré escribiendo sobre este tema. Creo que la escuela no es prudente que se abra por de pronto, debemos pensar en permanecer cerrados por un buen tiempo hasta que las cosas estén, realmente, controladas.

RECOMENDACIONES
1. Preparar muy bien nuestras actividades virtuales. Mucha motivación extrínseca. Piense las participaciones de los estudiantes.
2. Mantener la motivación recurriendo a diferentes estrategias pero aprovechando la oportunidad visual que nos da esta metología. Invitar a moverse.
3. Intervenciones del docente breves y concretas.
4. Favorecer la autogestión en el aprendizaje. Para eso hay que pensar mucho a la hora de planificar.
5. Mantener el contacto para resolución de dudas por otros medios rápidos de intercambio de información como pueden ser las redes sociales.
6. No se trata de tener “conectados” a la computadora en una interminable clase virtual a los estudiantes. Se conectan a la clase brevemente, luego pueden seguir usando la computadora para ampliar información o realizar las tareas pero desconectados de la clase virtual.
7. Flexibilidad. La rigidez hace mucho daño en esta metodología.
8. Olvídese del interés de los colegios en “rankings” y preocúpese de las personas. Prioridad las personas, no debemos empeorar su situación emocional. Suficiente se tiene con el distanciamiento y aislamiento físico como para que nosotros sumemos más estrés a esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .