SÍNDROME DE ASPERGER.

Imagen de Elsevier

SÍNDROME DE ASPERGER.DSM-5 aplicó algo que ya se miraba venir desde CIE-10 en relación al Síndrome de Asperger del cual indicaba: “entidad de nosología dudosa”. CIE-11 consolidó esa opinión sosteniendo la misma postura que DSM-5.


Formalmente desapareció el diagnóstico. Ya no se puede formular oficialmente porque no es codificable.
Los argumentos dados parecían razonables y poco se objetó esta decisión. La percepción inicial era que simplificaba las cosas. Pronto muchas personas con diagnóstico de Síndrome de Asperger se vieron en el aire con el tema diagnóstico, en el lado profesional algunos casos nos resultaba difícil encajarles dentro de los Trastornos del Espectro del Autismo y había que hacerles migrar, con frecuencia de manera artificial y forzada, a la categoría de los Trastornos de la Comunicación Social.


En corto tiempo, creo que nos hemos dado cuenta que si existe el Síndrome de Asperger como un diagnóstico diferente. Al menos eso pienso yo. Me parece que muchos otros lo piensan también porque siguen existiendo grupos “Asperger” o personas que se reconocen a sí mismos “Asperger”. Aunque podrían ubicarse en el mismo espectro que el Autismo, hay algunas diferencias que van de sutiles a relevantes. Yo creo que en ese mismo espectro está también el TDAH y algunos de los Trastornos de Ansiedad.


El Síndrome de Asperger evoluciona de forma diferente que los TEA (nivel 2 y 3, digamos), se manifiesta con algunas particularidades y sus comorbilidades neurológicas son pocas en comparación con los TEA (2 y 3), además de cursar con más comorbilidades psiquiátricas a partir de la adolescencia.

Y si efectivamente no existiera como entidad diferente sino como autismo nivel 1 del DSM-5, igual pensaría que es diferente que los TEA nivel 2 y 3. Existe una brecha amplia, aunque compartan algunas características, y esta brecha va más allá del uso instrumental del lenguaje.

No es mejor, ni peor ser Asperger que ser TEA, sencillamente son diferentes, cada uno con sus particularidades, cada uno con sus complejidades.


En mi caso, aunque tenga esta opinión, me ajusto a las normas que disponemos para evitar confusión y desorden. Seguiré con DSM-5 y CIE-11/CIF en tanto no tengamos mejores instrumentos.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .