Un niño, una escuela, dolor, México.

Los medios noticiosos están llenos de noticias desalentadoras, cada día reviso las publicaciones de dos periódicos de Guatemala y cuatro periódicos de España, la verdad no sé por qué me expongo a tanto medio noticioso. Fue hasta la tarde que revisando uno de estos periódicos españoles me enteré de la tragedia ocurrida en una escuela de México.

Un niño dispara a su maestra que muere en el lugar, otro profesor herido, también varios compañeros heridos y luego el niño autor de estos hechos se suicida con un disparo… No más para contar.
Algunos comentarios especulativos surgen en relación a este incidente. Lo cierto es que no deberíamos estar generando hipótesis angustiantes e infundamentadas, y dejar que a quienes corresponde este trabajo lo hagan.

Estos son incidentes provocan que los adultos y la sociedad en general nos cuestionemos sobre diversidad de situaciones a las que nuestros niños y jóvenes se ven expuestos. ¿Qué estamos produciendo?

Es fácil enfocar la culpa en los chicos causantes de este tipo de dolorosos incidentes, en realidad ellos son la primera víctima de los mismos. Es un buen momento para cuestionarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .