PARA ENCENDER LA MOTIVACIÓN: una pequeña reflexión.

El estudiante reconoce inmediatamente al profesor que está realmente interesado en él como persona integral, esto significa en todas sus dimensiones.  Y en el momento en el que identifica esa forma particular de afecto abre sus oídos, abre su corazón y abre su mente a aquello que el profesor quiere decir o quiere enseñar.

El requisito fundamental es, entonces, el “amor”.  El amor que pone el profesor a la tarea de enseñar y el amor que manifiesta por aquellos que le han sido asignados como alumnos.  Cuando este ingrediente está presente la magia se desencadena, el alumno que antes no rendía comienza a rendir, comienza a aprender, se siente motivado y el que ya lo hacía sube uno o muchos escalones más en ese proceso de crecer a través del aprendizaje y la formación.  El amor que el maestro pone y manifiesta es el motor fundamental para la motivación tanto extrínseca como intrínseca.

Insisto: el alumno sabe detectar esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s