LAS DIMENSIONES DEL AUTISMO

Imagen de FF en Pixabay

   Me sorprende de sobremanera la complejidad del autismo.  Realmente no se si sea “complejidad” o falta de entendimiento suficiente por parte nuestra.  Alguna de las dos cosas será, en lo personal admito su complejidad y también admito la necesidad de seguir aprendiendo e investigando más.  Adicional a esto se presenta otra situación: lo heterogéneo que es.

   Voy para los treinta años de ejercicio profesional, 26 de ellos inmerso en la pediatría.   A lo largo de este tiempo he tenido la oportunidad de evaluar a muchos niños y adolescentes autistas, a lo largo de este tiempo he llegado a una conclusión de la cual estoy plenamente seguro: no hay dos personas autistas iguales, si algo se resiste a ser uniformado es el autismo.

¿POR QUÉ DIGO QUE ES COMPLEJO?

   El autismo es un compendio de muchas ciencias naturales y sociales.  Confluyen en él conceptos filosóficos y profundos conocimientos de neurociencias.  Acá me referiré solamente a lo que guarda relación con las neurociencias porque no estoy en condición de presentar argumentos filosóficos o socio-antropológicos, incluso en el área de las neurociencias el conocimiento personal es limitado y lleva a la segunda conclusión: un solo profesional no es capaz de abarcar toda la magnitud del autismo, demanda de equipos. 

   Hace algún tiempo escribí sobre la humildad que hace falta en este tema.  Y cada vez estoy más convencido de ello. 

LOS SIGNOS NUCLEARES

   Primero tenemos los signos nucleares del autismo:

  • Alteraciones cualitativas de la COMUNICACIÓN
  • Alteraciones cualitativas de la INTERACCIÓN SOCIAL
  • Patrones ESTEREOTIPADOS de conducta
  • Patrones RESTRICTIVOS de conducta.

   Es decir que encontramos alteraciones en la comunicación, esto se refiere al lenguaje en general.  Y podemos encontrar manifestaciones en la vertiente expresiva y receptiva del lenguaje, así como en sus componentes verbales (fonología, léxico, sintaxis y semántica) como en los no verbales (prosodia, pragmática, gestos y posturas corporales).   La descripción indica “cualitativas”, sin embargo, pueden ser cuantitativas también y conviene disponer este tipo de registros que permiten valorar en un momento puntual y disponer de información para conocer la evolución y tener parámetros de comparación consigo mismo, así como con otros niños de su edad.

   Las alteraciones cualitativas de la interacción social derivan de múltiples componentes entre los cuales las habilidades comunicativas juegan un papel importante pero no el único.  En general es una de las manifestaciones del autismo con base neurobiológica más estudiada en cuanto a las conexiones neuronales implicadas en estos procesos.   Lola Garrote Petisco opina que estas manifestaciones sociales son clave dentro de los TEA, podríamos pensar que alrededor de las mismas giran todas las demás formas en las que el autismo se expresa. 

   Son difíciles de evaluar desde el punto de vista psicométrico y generalmente la información la obtenemos de la observación conductual aunque algunas pruebas tienen varios componentes que valoran lo social y que también es importante disponer.  Por ejemplo, la escala adaptativa de Vineland.

   Finalmente, los patrones estereotipados y/o restrictivos de conducta en los cuales los Trastornos del Procesamiento Sensorial tienen un papel muy importante.  Sin embargo, podemos encontrar efectos de los TPS también en el desarrollo de habilidades comunicativas y como factores que afectan la interacción social por la demanda sensorial que imponen.

OTROS ASPECTOS

   En el autismo aparecen una serie de manifestaciones más:

  • Diversas manifestaciones de déficit ejecutivo.  Esto nos explica la alta frecuencia de manifestaciones de inatención o hiperfocalización de la atención, hiperactividad, impulsividad y otros.   La evaluación detenida de las personas autistas nos puede poner en evidencia dificultades ejecutivas.
  • Aprendizaje e inteligencia.  El aprendizaje escolar puede verse
  • Diversos tipos de manifestaciones motrices y en el desarrollo de la coordinación.  Podrían entrar varios casos dentro de las dispraxias descritas en los TPS, en otros casos, especialmente en los casos de autismo secundario, hay lesiones de base.
  • Etc.

COMORBILIDADES

   Es frecuente que encontramos otras comorbilidades en las personas autistas:

  • Epilepsia
  • TDAH (aunque esto nos quedaría incluidos dentro del funcionamiento ejecutivo)
  • Trastornos de ansiedad
  • Depresión
  • Etc.

CONCLUSIÓN

   Se queda corto el artículo, cualquier tema se quedaría corto ante la magnitud de información que tenemos del autismo.  Mi intención inicial era decir que no podemos tomar posturas reduccionistas y limitar el autismo a un solo aspecto.  Efectivamente tiene cuestiones nucleares y muchas girando alrededor.  Y deben abordarse todas aquellas que estén contribuyendo en mayor o menor medida a la disfunción, es decir a lo que hace convertirse en un Trastorno.

   Y además de los aspectos que he mencionado quedan los filosóficos, antropológicos, sociales, económicos, políticos, etc.  Un inmenso y profundo mar frente a nosotros.
Da mucho para hablar y da mucho para escribir.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s