Las lágrimas de la Maestra Irene.

Lágrimas honestas de quien queda deslumbrado ante tanto conocimiento. De quien se siente abrumado ante la magnitud de información y de lo ilimitado de lo que parece necesario aprender. ¡Deberíamos ver más estas lágrimas honestas!

En este mundo lleno de expertos del autismo que creen saber mucho y en realidad saben poco, o nada hacen falta esas lágrimas humildes, esas lágrimas de quien reconoce sus límites y sabe que ante esta abrumadora realidad la posición más razonable es la apertura de la mente y el corazón, la permanente disponibilidad para aprender.

Deseo tanto ver más lágrimas como las de Irene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s