LO HETEROGÉNEO DEL AUTISMO. Autismo severo o profundo.

La diversidad es una de las características inherentes al diagnóstico de autismo. Sin embargo siempre hacemos intentos de agruparles en categorías internas al diagnóstico con propósito de estudiar mejor sus casos, ofrecer las mejores alternativas posibles de tratamiento o disponer de las ayudas que demandan y que estas sean equitativas, proporcionales, oportunas y suficientes.

Imagen tomada de Pixabay.

Personalmente considero que la clasificación que nos ofrece la CIE-11 nos ubica mejor dentro del contexto de los TEA que los grados propuestos por DSM-5, aunque vale la pena mencionar que esta última clasificación también reclama más datos complementarios que el solo decir TEA nivel tal.

CIE-11 nos cuestiona sobre el nivel de desarrollo general o nivel de desarrollo intelectual así como en relación al uso instrumental del lenguaje.
Y desde el punto de vista neurológico se evidencia con claridad que los chicos con más desventajas en estos dos aspectos representan un grupo aparte con más patologías orgánicas que el grupo con mejores habilidades intelectuales y en relación al uso del lenguaje.

Entre los pacientes con diagnóstico de TEA, adecuado o alto nivel de desarrollo-intelectual y uso adecuado del uso del lenguaje los problemas neuropsiquiátricos pueden ser más prevalentes: ansiedad, depresión, por ejemplo.

En el grupo de pacientes con diagnóstico de TEA con desarrollo intelectual bajo y con limitado uso del lenguaje instrumental se presentan también los problemas mencionados para el otro grupo, aunque con mayor dificultad en el diagnóstico porque la expresión conductual de los mismos puede ser muy diferente y se requiere alto índice de sospecha, pero la prevalencia de epilepsia, alergias, problemas gastrointestinales, etc. es mayor que en el otro grupo. Esto implica que sus demandas de atención médica son más aunque representan menos consulta que el grupo con mejores habilidades, es decir que las personas con autismo “profundo o severo”, como quiera que se les pueda llamar, necesitan más apoyo y reciben menos, esto se traduce a más demandas sobre la familia a pesar de disponer de menos recursos como por ejemplo la posibilidad de educación en centros regulares e incluso de educación especial.

Pero poco hablamos o escribimos del autismo severo o profundo. A quienes nos ha tocado esa parte de la historia guardamos silencio mediático, el mismo silencio con el que nuestros hijos afrontan la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s