FUNCIONES EJECUTIVAS: más de 150 años de historia científica y miles de años de evidencias para la humanidad.

LA REGIÓN PRE-FRONTAL

   La región pre-frontal es la parte más anterior del gran lóbulo frontal (el más grande de los lóbulos cerebrales).  La hemos dividido en tres subregiones: medial, orbitofrontal y dorsolateral.  Hace unos años no teníamos mucha idea del sentido funcional de estas dentro del conjunto de circuitos cerebrales.

   Con el tiempo se ha descubierto que la región pre-frontal juega un papel muy importante en las funciones neurales relacionadas con el FUNCIONAMIENTO EJECUTIVO, claro, como parte de grandes circuitos que interrelacionan distintas regiones cerebrales.  El cerebro no trabaja como islas sino como circuitos en serie que interrelacionan distintas regiones no solo del cerebro, sino del encéfalo entero, todo con orden jerárquico que busca la economía de recursos en el procesamiento de información.  Y una serie de elementos que no podemos explicar y que toman parte en las expresiones conductuales, por ejemplo la libertad.   ¿Qué región del cerebro o qué circuito cerebral se relaciona con la libertad?  Imposible dar respuesta a esa pregunta, así hay muchas cosas que la neurociencia no alcanza a explicar, para otras tiene explicaciones muy iniciales y algunas más han tenido más avance y se han alejando un poco del punto de partida sin estar plenamente explicadas.  Explicaciones plenas sobre el cerebro-desarrollo-aprendizaje-conducta creo que no tenemos en este momento.

PHINEAS GAGE

  En las primeras páginas del libro “El error de Descartes” del neurocientífico Antonio Damasio, se hace un relato sobre el caso de Phineas Gage, es el mejor que he leído porque lo presenta de manera interesante al mismo tiempo que lo relaciona con los conocimientos neurocientíficos de aquel entonces (siglo XIX) y la forma de verlo que tenía su médico tratante.  Es el mejor relato al respecto de esta historia que nos permitió comenzar a conocer sobre la región pre-frontal y las funciones ejecutivas.

   Phineas Gage nació en 1823 y murió apenas 38 años después.  Una vida corta que pasó de un trabajo estable en el que era bien apreciado a inestabilidad laboral y muerte casi en el anonimato, su triste biografía dejó un valioso conocimiento científico, lástima que en aquel entonces no se vislumbrara así y Phineas viviera los últimos años de su vida en la incertidumbre de la disfunción ejecutiva con todas sus consecuencias.   Basta leer su historia para ir conociendo lo que son las funciones ejecutivas y su sustrato neuroanatómico.

   La fecha crítica es el 13 de septiembre de 1848.  Phineas era el caporal de un grupo que abría brecha para el ferrocarril y ese día volarían unas rocas pero hubo un accidente y una explosión lanzó una barreta metálica (de un poco más de 1 metro de largo y 3.2 centímetros de diámetro) como que si fuese un misil dirigido directamente a la cabeza de Gage.  La barra le alcanzó a altura del pómulo izquierdo, atravesó por detrás de la órbita y su orificio de salida a la altura de la unión del frontal con ambos parietales…   Una terrible herida a la que Phineas Gage sobrevivió gracias a la pericia del médico que le trató, el Dr. Harlow.

   No solamente sobrevivió, aparentemente se recuperó pero hubo muchos cambios radicales en su forma de comportarse porque en el aspecto físico e intelectual su situación parecía intacta (excepto por la pérdida del ojo izquierdo).

  • Inconstante
  • Impaciente
  • Con poco control de sus expresiones verbales que eran soeces en algunos momentos
  • Abandonaba pronto la tarea
  • No parecía tener planes para el futuro inmediato (ese que sigue al momento actual de la historia)
  • De atención corta
  • No planificaba
  • Llevaba a cabo acciones sin corregir la conducta en relación a las mismas
  • Inestable laboralmente (en los años que vivió después del accidente trabajó en Valparaíso Chile y en distintos lugares de los EEUU)
  • Etc.

  En general, un caso de disfunción ejecutiva secundaria a una lesión en la región pre-frontal, asiento anatómico de regiones relacionadas con los circuitos de las funciones ejecutivas. 

  El caso de Phineas Gage nos permitió comenzar a conocer el sentido neurofisiológico-cognitivo-conductual de esta amplia región del cerebro: la región pre-frontal.   Hasta ese momento poco se sabía, eran regiones silentes (así se pensaba).   De ese entonces para hoy hemos avanzado mucho en el conocimiento de las funciones ejecutivas y construido distintos modelos que las explican.  Hemos aprendido a evaluarlas y a conocer su impacto, un conocimiento que lejos de esfumarse se va solidificando y mostrando su importante papel en la vida cotidiana y en distintos trastornos neuropsicológicos-neuropsiquiátricos.  Ya son más de 150 años de ir recogiendo datos y miles de años de evidencias para la humanidad.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s