¿Qué controles necesito hacer a mi hijo que toma Risperidona o Aripiprazole?

Algunos niños y adolescentes reciben tratamiento con Risperidona o Aripiprazole, ambos son de la familia de los neurolépticos atípicos, los únicos con autorización de la FDA para ser utilizados en la población de esta edad. Risperidona tiene autorización para niños de 5 años en adelante y el Aripiprazole para niños de 6 años en adelante cuando se presentan indicaciones para su uso.

En el caso de pacientes con Trastorno del Espectro del Autismo, otros Trastornos del Neurodesarrollo y problemas importantes de conducta, debemos recordar la recomendación de la APA respecto a su uso: “cuando la integridad y seguridad del paciente (y/o las personas a su alrededor) corren algún riesgo y las intervenciones han dado resultados subóptimos o no han dado resultados”. No se usan por protocolo.

¿Qué controles clínicos debemos hacer?

  1. Peso (puede provocar aumento de peso dado que ambos incrementan el apetito)
  2. Talla (para poder obtener junto con el peso el índice de masa corporal)
  3. Presión arterial
  4. Movimientos o posturas anormales (si se observan debemos reportarlas al médico inmediatamente)

¿Qué controles de laboratorio debemos hacer?

  1. Hematología dado que pueden provocar leucopenia (disminución del recuento de glóbulos blancos) en algunos pocos casos
  2. Perfil lipídico (colesterol, triglicéridos, colesterol LDL y colesterol HDL)
  3. Glucosa e insulina en ayunas y dos horas postpandrial
  4. Hemoglobina glicosilada
  5. Prolactina
  6. Transaminasas (oxalacética y pirúvica)

Importante recordar

Todos los medicamentos en niños deben ser prescritos dentro de un plan muy concreto que debe responder a algunas preguntas (farmacoterapia racional):


¿Por qué se prescribe el medicamento? Es decir la razón por la que se utilizará

¿Qué dosis tomará?

¿Por cuánto tiempo la tomará?

¿Qué controles clínicos y de laboratorio se realizarán y con qué frecuencia?

¿Qué efectos positivos esperamos lograr? ¿Cuáles son los propósitos y las metas del tratamiento? ¿De qué forma mediremos esos resultados?

¿Qué efectos adversos podemos tener y cómo los abordaremos?

Otras.

FINALMENTE

En algunos casos se requiere el recurso de los apoyos farmacológicos. No debemos sentirnos culpables por ello y tampoco aceptar el juicio de personas que no conocen nuestra situación y cuyos argumentos no nos son útiles o de ayuda para resolver las situaciones que, como padres, enfrentamos con nuestros hijos.

Con quien debemos discutir abiertamente este punto es con nuestro médico tratante. Preguntarle y esperar sus respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s